Categorías
Recetas

Crepes Clásicos

Hoy te traigo una receta de origen francés, te doy una pista… Son finísimos y se pueden preparar de mil formas, tanto en recetas dulces como en recetas saladas. ¿Ya sabes de que te hablo? Pues sí! Hoy te traigo la receta clásica de los Crepes.

Te cuento cómo preparar Crepes clásicos paso paso.


ÚNETE A NUESTRO CANAL DE TELEGRAM Y ENTÉRATE DE TODAS LAS NUEVAS RECETAS, TRUCOS, NOTICIAS Y ALIMENTOS DE TEMPORADA.





La palabra crepes, crepa o crep proviene del francés crêpe y son unos discos hechos fundamentalmente con una masa elaborada con harina de trigo.

Los crepes son originarios de una región al oeste de Francia llamada Bretaña. Actualmente se consumen a diario en todo el país disfrutándolos de dos formas diferentes. Con relleno dulce si están elaborados con trigo candeal y con relleno salado si son elaborados con trigo sarraceno.

Hoy en día los disfrutamos en todas partes para desayunar o merendar en muchos restaurantes y cafeterías del mundo. acompañados de nata montada, mermelada, azúcar, chocolate y también con alimentos salados como embutido, generalmente jamón york y queso.

¿Quieres la receta de crepes clásicos?

Pues venga, no me enrollo más. ¡Sigue leyendo!

Ingredientes para la receta de Crepes Clásicos:

  • 2 Huevos.
  • 250ml de leche.
  • 150g de harina.
  • 25g de azúcar.
  • 1 cucharada de Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Sal



Elaboración de la receta de Crepes Clásicos:

  1. Comenzamos poniendo en un bol todos los ingredientes, la harina, los huevos, la leche, una cucharadita de azúcar, una cucharada de Aceite de Oliva Virgen Extra y una pizca de sal.
  2. Con la ayuda de una batidora batimos todos los ingredientes muy muy bien para que no queden grumos y nos quede la mezcla lo más fina posible.
  3. Dejamos reposar durante una hora en el frigorífico. Aunque podemos usarla en el momento es aconsejable dejarla reposar.
  4. Una vez que haya reposado comprobamos la textura de la mezcla. Con ayuda de una cuchara comprobamos que la textura sea como una crema líquida.
  5. Cogemos una sartén antiadherente  y le añadimos un poquito de Aceite de Oliva. Con ayuda de una servilleta repartimos el aceite por toda la sartén y la calentamos.
  6. Cuando la sartén esté bien caliente añadimos un poco de la mezcla con ayuda de un cazo o cucharón y movemos la sartén girando para ayudar a que la mezcla se extienda. Cuando veamos que los bordes empiezan a dorarse es el momento perfecto de darle la vuelta al crêpe.
  7. Servimos  rellenas con un buen chorro de miel, mermeladas, crema de chocolate, nata, frutas o simplemente con azúcar glass espolvoreada por encima. Tembién las puedes servir rellenas de alimentos salados como jamón, queso, atún, verduras…
  8. Y… Es el momento de disfrutar!!

¿Fácil verdad? Si pruebas alguna de estas recetas no dudes en contárnoslo en nuestras redes sociales.



Te dejo una serie de trucos que te pueden venir bien para aprovechar esta receta de crepes.

Trucos y consejos

1-. Qué hacer si la mezcla es muy espesa.

Si la mezcla ha quedado muy espesa podemos añadirle un chorrito de leche y volver a mezclar bien. Si ya has dejado reposar la mezcla antes no te preocupes, ¡la puedes usar ya!

2-. Cómo cocinar los Crêpes.

Normalmente cuando se cocina el primer crêpe suele desecharse. ¿Por qué? Porque al ser el primero contiene mucha grasa y no suele quedar bien. Pero… ¿Entonces hay que añadir mas aceite a la sartén para hacer el resto? No, la sartén está bien engrasada y además, verás que se hacen ¡muy rápido! por lo que tendrás que estar bien atento a que no se quemen.




3-. Cómo mantener los crêpes calientes hasta que estén todos listos.

Para mantener los crêpes calientes hasta terminar de cocinarlos todos, podemos poner un cazo con agua a fuego suave, ponemos un plato encima con papel de aluminio y vamos colocando encima de este los crêpes. No te preocupes que no se van a pegar entre sí.

4-.Conservar los crêpes para usarlos más tarde.

Como ya hemos dicho antes, los crêpes pueden prepararse de mil formas, tanto dulces como salados. Si tienes poco tiempo y quieres dejarlos hechos puedes guardarlos en el frigorífico hasta dos días con papel de aluminio. Luego sólo tendrás que calentarlos un pelín o comerlos fríos.


¿Sabes más trucos para esta receta? ¿Elaboras la receta de otra forma? Cuéntamelo en las redes sociales.

Si te ha gustado esta publicación no olvides dejar un comentario y compartirla en tus redes sociales. 😉

Únete a nuestra página de Facebook con más de 6000 seguidores, a nuestro Instagram y síguenos en Twitter para que no se te escape nada nuevo.

Publicidad

Si te ha gustado esta receta fácil no te puedes perder:

Deja un comentario